Protégete y protege a las demás personas de la propagación de la infección

Mantén la distancia y asume tu responsabilidad personal

Impedir la propagación de COVID-19 es responsabilidad de todos. Mantén la distancia entre tú y otras personas, tanto en ambientes interiores como exteriores

Quédate en casa cuando estés enfermo

Si te sientes enfermo y tienes catarro, tos o fiebre, quédate en tu casa, no acudas al trabajo ni a la escuela. De este modo no se corre el riesgo de infectar a otras personas. Cumple con este consejo, aunque solo te sientas levemente enfermo.

Quédate en casa mientras te sientas enfermo. Si empeoras y no puedes seguir cuidándote en casa, llama al 1177 para obtener asesoramiento médico (en sueco e inglés).

Espera al menos dos días después de haberte recuperado antes de volver al trabajo o a la escuela. Si han transcurrido 7 días desde que enfermaste y no presentas síntomas durante al menos 2 días, puedes volver al trabajo o la escuela, aun cuando todavía tengas tos seca.

Las personas mayores son más propensas a enfermarse gravemente. Por ello, es importante no visitar innecesariamente a las personas que se encuentran en hospitales y residencias de ancianos. Si trabajas cuidando a ancianos, no debes ir a trabajar si presentas síntomas de la enfermedad.

Presta atención a los síntomas del Covid-19

Los síntomas de la enfermedad Covid-19 son principalmente fiebre y tos. Otros síntomas comunes son problemas respiratorios, catarro, nariz tapada, dolor de garganta, dolor de cabeza, náuseas, así como dolores musculares y articulares. La mayoría de las personas padecen problemas leves que son superados con cuidados en casa. Algunas personas se enferman gravemente, padeciendo, por ejemplo, dificultad para respirar y neumonía. Si sientes alguno de estos síntomas, deberás evitar juntarte con otras personas.

Lávate las manos con frecuencia

Las sustancias que propagan el virus son altamente contagiosas y se adhieren fácilmente a las manos. Se propagan cuando le das a alguien la mano. Por lo tanto, lávate las manos con frecuencia con jabón y agua tibia, durante al menos 20 segundos.

Lávate siempre las manos al llegar a casa o al trabajo, lávalas antes de las comidas, durante la manipulación de los alimentos y después de ir al baño. El alcohol en gel desinfectante para las manos puede ser una opción cuando no puedes lavarte las manos.

Alcohol en gel desinfectante para las manos

Si no tienes agua y jabón disponibles, puedes usar alcohol en gel desinfectante para las manos con al menos 60 por ciento de alcohol.

Tose y estornuda en la parte interna del codo

Al toser y estornudar, se expulsan pequeñas gotas de sustancias infecciosas que pueden propagar el virus. Al toser y estornudar en la parte interna del codo, o en un pañuelo de papel descartable, evitas que la infección se propague a tus manos y a tu entorno. Tira siempre el pañuelo de papel en un cubo de basura y lávate las manos.

Evita tocar los ojos, la nariz y la boca

La infección se propaga a través de las membranas mucosas de los ojos, la nariz y la boca. Por lo tanto, evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.